Editorial: La Incertidumbre

Araceli Suárez Muñoz. Orientadora. Equipo de Orientación Especializado de Málaga

Volvemos a la incertidumbre.  Si hacemos una búsqueda en el diccionario, más concretamente en la Real Academia Española, sobre la definición de la palabra “incertidumbre” encontramos lo siguiente: “Falta de certeza”. No he podido evitarlo, y  he ido a buscar “certeza”, y encuentro lo siguiente: “conocimiento seguro y claro de algo”.  ¿Cuándo será posible que tengamos claro y seguro una ley en Educación?.  Que cierta es la frase que utilizó Carlos Marx: “ La Educación es el aparato ideológico del estado”.  Tenemos cambio de gobierno y cambio de ley educativa, y como siempre sin pensar en las repercusiones  que conlleva para el alumnado, profesionales de la educación y las familias. Pero algo está claro, nos intentan convencer, que son necesarias esas modificaciones para mejorar nuestros resultados en comparación a otros países europeos. Casi siempre estamos en la “cola” del ranking utilizado a nivel europeo, no lo olvidemos. Hubo un momento en que tuve esperanza  que podía haber un pacto por la educación, pero se esfumó cuando no se firmó. Creí que esa podía ser la solución a nuestros problemas, pero los legisladores del momento no lo consideraron oportuno.

Cada vez es más evidente que necesitamos una estabilidad legislativa en nuestra profesión. Es muy difícil realizar un proceso de orientación desconociendo que va a pasar el curso próximo, ¿cambios en la etapa obligatoria? ¿seguiremos trabajando por competencias? ¿tres cursos en el bachillerato?¿y la formación profesional? ¿existirán recortes en educación? ¿existirán pasarelas?¿por qué no sabemos nada después de casi 4 meses de legislatura?… Uf, que cansancio.

Pero seguimos trabajando. Esta revista nº 14 es el ejemplo de tesón, investigación, innovación, de entusiasmo…de profesionales de la orientación que con sus conocimientos teóricos-prácticos han intervenido e intervienen por la calidad del sistema educativo actual, a pesar de las dudas que se hayan podido generar desde las decisiones políticas. No obstante, es necesario una ley educativa firme, que nos permita trabajar con la seguridad de que nuestras actuaciones puedan conseguir el objetivo fundamental: el desarrollo personal, social y profesional de nuestro alumnado en el sistema social, cultural y económico actual.  El sistema educativo del siglo XXI no puede estar siempre “tambaleándose” en una cuerda floja en manos de gestores políticos que buscan dejar huellas en sus legislaturas, debe ser algo más importante, la llave necesaria para superar la crisis actual, y algo está claro, necesitamos una estabilidad legislativa consensuada socialmente y que tenga en cuenta la diversidad social y cultural que vivimos.

Nos encontramos en momentos difíciles, que requiere de los profesionales de la orientación nuevamente, adaptarnos a los cambios que se avecinan, para poder ofrecer las herramientas necesarias al alumnado en su proceso de crecimiento personal, educativo y profesional. En consecuencia, debemos seguir investigando, reflexionando, y creando redes de comunicación para ofrecer el equilibrio necesario en la práctica educativa, y así contribuir a la calidad del sistema educativo actual a pesar de la incertidumbre.

Araceli Suárez Muñoz. Orientadora del EOEE

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Revista 14 - Abril de 2012 y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.