EL PAPEL DEL ORIENTADOR/A ESPECIALISTA EN ATENCIÓN TEMPRANA EN EL MARCO DE LOS EQUIPOS DE ORIENTACIÓN EDUCATIVA ESPECIALIZADOS

Sonia Rodríguez Somodevilla. Orientadora del EOE Especializado en Atención Temprana de Málaga. Profesora Asociada del Departamento de Didáctica y Organización Escolar de la Universidad de Málaga.

La Ley Orgánica 2/2006 de 3 de mayo de Educación, así como la Ley 17/2007 de 10 de diciembre de Educación en Andalucía, recoge en sus capítulos dedicados al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo que las Administraciones, en nuestro caso la Junta de Andalucía, establecerá las actuaciones necesarias dirigidas a la población infantil de cero a seis años, a sus familias y al entorno con la finalidad de prevenir, detectar e intervenir de forma precoz sobre cualquier trastorno en su desarrollo, o riesgo de padecerlo.

Dentro de este marco normativo surge en el curso escolar 2009/2010 la figura del orientador/a especialista en Atención Temprana como miembro de los Equipos de Orientación Educativa Especializados (EOEE).

El término actual de Atención Temprana (AT) es  fruto de una evolución conceptual que lleva implícita una evolución metodológica. Supone el paso de medidas asistenciales de carácter clínico-rehabilitador, a la adopción de medidas preventivas y acciones que contemplan los aspectos psicosociales y educativos del desarrollo del niño (Gútiez, 2005). Poniendo de manifiesto la necesidad de un trabajo interdisciplinar y transdiciplinar, entre todos los profesionales que, desde distintos escenarios labores y formativos, trabajamos con el niño/a.

Por ello la intervención del orientador/a especialista en atención temprana debe ser concebida en el marco de los Equipos Provinciales de Atención Temprana, donde desarrollará su trabajo en colaboración con las y los profesionales de cada una de las Delegaciones Territoriales de Salud y Bienestar Social.

 mapa conceptual

Las funciones de las y los profesionales especialistas en atención tempranal al igual que el resto de miembros de los E.O.E.E tienen un ámbito de actuación provincial. Atendiendo a  todos los niños y niñas de  Educación Infantil con trastorno en su desarrollo o riesgo de padecerlo. Siendo una prioridad en nuestras intervenciones el primer ciclo de esta etapa educativa, ya que los educadores/as que trabajan en las Escuelas Infantiles carecen del apoyo de un orientador/a de referencia, para atender a sus necesidades y demandas.

Debido a las necesidades sociales y familiares de nuestro entorno cada vez  más, los niños/as accedan a las Escuelas Infantiles a edades más tempranas y pasan en el entorno escolar una media de 5-8 horas diarias. Esto convierte a las educadoras en profesionales  que tienen un amplio conocimiento del alumno/a y pueden detectar de manera más cercana alguna señal de alerta en su  desarrollo evolutivo. Desde el EOE Especializado en AT se han establecido protocolos de demanda de intervención por parte de las Escuelas Infantiles, que ante cualquier sospecha solicitan nuestra intervención. Esta demanda puede dar lugar a distintos ámbitos de intervención por parte del Equipo: asesoramiento a las educadoras sobre programas a desarrollar en el contexto escolar, orientaciones a las familias sobre pautas educativas encaminadas a mejorar sus competencias como educadores de sus hijos/as, informes dirigidos a los pediatras valorando las señales de alertas detectadas y la necesidad de derivación a un Centro de Atención Infantil Temprana (C.A.I.T), etc.

La coordinación con el resto de orientadores/as del Equipo de Orientación Educativa Especializado facilita al servicio de atención temprana su labor de asesoramiento pedagógico a los centros infantiles.

Una de las funciones más importantes del Equipo de Atención Temprana es el facilitar el tránsito del primer al segundo ciclo de Educación Infantil de los niños y niñas con necesidades educativas especiales que están siendo atendidos en un CAIT.

El proceso complejo y a la vez decisivo de elegir colegio, que es duro para cualquier padre/madre, suele generar más inseguridades y miedos en las familias con niños/as que presentan necesidades educativas especiales: ¿qué necesita mi hijo?, ¿qué colegio dispone de los recursos adecuados?, ¿estará bien atendido?

La mayoría de estos niños/as con problemas en su desarrollo o riesgo de padecerlos y sus familias está siendo atendido en Centros de Atención Infantil Temprana. Dentro de las actuaciones de coordinación interinstitucional el EPAT, desde sus comienzos, se ha querido facilitar y potenciar la coordinación entre los profesionales de los CAITs y los EOEs. Por ello, cada año en el mes de febrero se convocan reuniones entre ambos, con el objetivo de trasvasar  información entre los profesionales de los CAITs (que llevan, en algunos casos meses interviniendo con los niños y niñas) y los miembros de los EOEs. La finalidad es facilitar que los orientadores/as dispongan de toda la información significativa suficiente para realizar los Dictámenes de Escolarización; informes en los que se determinan las necesidades educativas especiales y se concreta la propuesta de modalidad de escolarización y de las ayudas, los apoyos y las adaptaciones que cada alumno o alumna requiera y que permita  la adecuación de las respuestas educativas.

Los Informes Previos a la Escolarización que elaboran los terapeutas de los CAITs  recogen información del desarrollo evolutivo de los niños/as y sus dificultades, pero mantener un intercambio directo, entre todos los profesionales,  enriquece esta información y  matiza y hace valorar determinados aspectos que sin la comunicación directa no sería posible.

En la escolarización del curso 2012/2013 se han realizado en la provincia de Málaga unos 262 dictámenes de escolarización. De ellos 235 estaban siendo atendidos en algún CAIT, y por tanto contaban con un Informe previo de escolarización. Estas actuaciones coordinadas han permitido que desde el ámbito educativo podamos controlar, antes de iniciar el curso, al alumnado que tiene necesidades educativas especiales, lo que va a facilitar la previsión de recursos humanos y materiales.

Igualmente, la conexión con los orientadores y orientadoras del  Equipo de Orientación Educativa Especializado ha facilitado a estos profesionales su labor de asesoramiento en la valoración de los niños/as, así como en la solicitud de las ayudas técnicas, adaptaciones del puesto escolar, etc., necesarias para cada uno de los niños/as.

Con respecto a la escolarización, quisiera resaltar una medida que se empezó a aplicar coincidiendo con la asunción por parte de la Consejería de Educación de las competencias en materia de primer ciclo de Educación Infantil y la creación de los Equipos Provinciales de Atención Temprana, que es la permanencia, con carácter extraordinario,  en el primer ciclo de infantil para aquellos niños y niñas con trastornos en su desarrollo que por sus condiciones físicas (gran prematuridad, largos periodos de hospitalización, etc.) o madurativas no cuentan con las condiciones óptimas para afrontar una escolarización en el segundo ciclo de educación infantil. Y que la permanencia un año más en la escuela infantil le va a otorgar un nivel de madurez que garantice unas condiciones escolares  más óptimas e inclusivas.

Para aplicar esta medida es necesario, además de una propuesta de la escuela infantil, previa aceptación de la familia, un informe técnico de EPAT que valore favorable o desfavorablemente la aplicación de esta opción. Este informe junto al que elabore el Servicio de Inspección se enviará a la Dirección General de Participación e Innovación Educativa que resolverá positiva o negativamente. Aunque la escolarización en el segundo ciclo de Educación Infantil no es de carácter obligatorio, el solicitar la permanencia en el primer ciclo de E. Infantil de manera oficial tiene dos ventajas para el niño/a y sus familias: que el menor puede seguir matriculado en su escuela con la subvención otorgada por la administración competente, y que al curso escolar siguiente, se puede matricular en el primer nivel del segundo ciclo (3 años), aunque por edad le correspondiese el de 4 años.

Finalmente decir que, como hemos podido ver reflejado a lo largo de este artículo, en el ámbito de la Atención Temprana es fundamental la coordinación entre todos los profesionales e instituciones que atienden al niño/a en esta etapa para conseguir una utilización óptima de los recursos, tanto humanos como materiales. El EPAT es una  estructura institucional que nace con el ánimo de  articular una coherente coordinación interinstitucional que permita la continuidad en la atención que reciben los niños/as con trastornos en su desarrollo o riesgo de padecerlo, a través del trabajo cooperativo entre las instituciones y entidades implicadas en la Atención Temprana.

Bibliografía

  • G.A.T (2002) Libro Blanco de la Atención Temprana. Madrid: Real Patronato de Prevención y de Atención a personas con Minusvalía.
  • Gútiez Cuevas,P. (2005) Atención Temprana. Prevención, detección e intervención en el desarrollo (0-6 años) y sus alteraciones. Madrid: Ed. Complutense.
  • Gútiez Cuevas,P. (2005) “Conceptualización de la  Atención Temprana”. En: Milla, MG; Mulas, F. Atención Temprana: Desarrollo Infantil, diagnóstico, trastornos e intervención (pp.266-290).  Valencia: Promolibro.
  • Grande Fariñas, P.B. (2011) Estudio de la coordinación interinstitucional e interdisciplinar en atención temprana en la Comunidad de Madrid: la experiencia del programa marco de coordinación de Getafe. (Tesis doctoral). Universidad Complutense de Madrid.
  • Instrucciones del 10 de marzo de 2010 de la Dirección General de Participación e Innovación Educativa por la que se regula la organización y funcionamiento de los profesionales de los Equipos de Orientación Educativa Especializados en Atención Temprana.
  • Ley Orgánica 2/2006 de 3 de mayo de Educación.
  • Ley 17/2007 de 10 de diciembre de Educación en Andalucía.
Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Revista 16 - Diciembre de 2012 y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.