DINAMARCA. UN MODELO DE PAÍS O UN PAÍS MODELO

Marcos Ruiz

Marcos Antonio Ruiz Valle.

“No vale con que las personas tengan lo suficiente para vivir,

sino que además debe haber una razón para vivir,

y el gobierno es el responsable de que eso ocurra”

 (Jørn Loftager, 2012)

            Dinamarca es un país situado en el norte de Europa y es un referente de estado del bienestar. Esta concepción de estado ha sido una prioridad histórica, por lo que los gobiernos han cultivado durante siglos esta idea, lo que provoca que la población danesa defienda los beneficios sociales como parte del patrimonio nacional. mapa dina

            Un país pequeño en población y en extensión, unos cinco millones y medio de habitantes, repartidos en cinco regiones y 98 municipios (kommuner). Pero un país muy grande en principios sociales, lo que le reporta unos altos índices de felicidad global a tenor de algunos estudios, perceptibles en la fría atmosfera escandinava[1].

            La democracia danesa posee un largo recorrido. Su comienzo está fechado en 1849 como Monarquía Constitucional, funcionando a través de un sistema multipartido que consigue con éxito alcanzar el consenso en la toma de decisiones, especialmente en asuntos que vinculan al estado del bienestar, ya que su estructura no es discutida como modelo social y ciudadano. La población ha interiorizado que la inversión social es el éxito de todos/as. Como acontecimiento curioso a ojos mediterráneos destacamos un hecho ocurrido en 2007. El ministro de finanzas anunció una reducción de impuestos, lo que provocó la indignación de la ciudadanía revelándose ante la medida con múltiples manifestaciones y huelgas. En palabras de un director de una escuela situada en Ikast, Benny Nøgaard (un municipio del centro de la península de Jutlandia), “la reducción de impuestos conlleva una perdida de beneficios sociales que acarrearía un descenso de la calidad de vida de la comunidad”.

 foto dinama

El tipo de impuesto que pagan los daneses/as asimilado al I.V.A. de España, se sitúa en el 25 %, sin excepción por el tipo de producto. Por otro lado, se les aplica un cargo medio en las retribuciones de los asalariados de un 48 %. Sus sueldos son de los más altos del mundo, al igual que su aporte a las arcas municipales, pero no presentan reticencias a la hora de realizar esta contribución ya que el nivel de confianza en los cargos públicos dedicados a su administración cuentan con muy buena reputación. Por cierto, el porcentaje de empleados/as públicos en Dinamarca dobla al de España. Las políticas de transparencia y las de desarrollo de la confianza en el prójimo les lleva a pensar que el dinero aportado beneficiará a la masa social. Y así es. En unas declaraciones Søren Kristiansen, director de una importante empresa de mundo de la construcción, dejaba claro que no le preocupaba que le gravaran con un 76 % su nómina porque está convencido de que tendrá ventajas en su comunidad: “prefiero tener el dinero en mi pueblo que en el bolsillo”.

Esta mentalidad no se genera de la noche a la mañana. La historia de Dinamarca le ha llevado desde el siglo XVIII a apostar cada vez con mayor decisión por el funcionamiento democrático, el respeto, la formación, la inversión en investigación, el apoyo a la dependencia y a la conciliación familiar, apostar por políticas de igualdad; un entramado de cultura, convivencia y cooperación que desemboca en la certera creencia de formar parte de un modelo excelente de convivencia y cohesión social.

Por eso no debemos mirar con recelo ni escepticismo las bondades de otros países, pensando al mismo tiempo la dificultad que entraña llevar a la práctica ese tipo de políticas en nuestro país. Las posibilidades están abiertas, sólo es cuestión de comenzar a tomar cartas en el asunto, con voluntad, tesón, buenas intenciones y sin dejar escapar a los más capacitados fuera de nuestras fronteras.

Autonomía individual y autonomía grupal. Dos cosas muy diferentes

            En nuestro sistema educativo la autonomía es un concepto que se viene repitiendo durante los últimos años como una necesidad que debe trabajarse a lo largo de las distintas etapas educativas. Completa una de la competencias básicas establecidas por la normativa, exactamente la número ocho: “Autonomía e iniciativa personal”.

            En la escuela la autonomía comúnmente la entendemos como “la capacidad de generar actitudes, comportamientos e iniciativas que favorezcan la independencia de los sujetos a desenvolverse por sí mismos”. Es un proceso que centra el interés en el desarrollo individual de la persona, mientras que el ámbito en donde tiene lugar es colectivo. Las personas somos “animales” sociales y desde un principio se debe actuar metodológicamente para que esto reporte beneficios grupales.

            Marina V. Vorobyeva (2011), antropóloga y directora de un centro de investigación cultural situado actualmente en la ciudad de Aalborg (Dinamarca), estudia el concepto de autonomía. En sus trabajos argumenta cómo la sociedad danesa tiene un concepto de autonomía grupal en el cual se rentabilizan los espacios y los esfuerzos con resultados positivos para el conjunto. Esta es la base del comportamiento y del pensamiento de la población y así se demuestra en la praxis con gran multitud de ejemplos. Comenta Susana S. Fernández, Catedrática del Departamento de Cultura la Universidad de Aarhus, “lo llamamos nuestra propia filosofía de vida”. Una autonomía basada en la sociedad, con un fuerte componente de sostenibilidad y de beneficio mayoritario.

            Este modo de actuar va muy en contra del sentido de autonomía que se concibe en los países del sur de Europa, así lo expresa Vorobyeva. Una autonomía individual fomenta lógicamente la competitividad individual, la soledad y la lucha por diferenciarse del vecino, percibido como contrincante, adversario que hay que superar (Santos, 2007), produciéndose fuertes contradicciones entre la buena convivencia y dicha idea de autonomía. Por el contrario, la autonomía compartida nos lleva a un sentimiento de unión por un fin común, un propósito corporativo con un mayor número de personas recompensadas. En realidad, el éxito en solitario es un tanto aburrido.

La Competitividad

            Este concepto puesto de moda por la sociedad neoliberal tiene aparición en la nueva ley titulada Ley Orgánica para la Mejora Educativa (LOMCE). Podríamos suscribir: para la mejora de la competitividad. El carácter agonístico-económico viene marcado desde el inicio, en el primer párrafo:

“La educación es el motor que promueve la competitividad de la economía y las cotas de prosperidad de un país; su nivel educativo determina su capacidad de competir con éxito en la arena internacional y de afrontar los desafíos que se planteen en el futuro”.

            Se entiende la Educación como un modelo económico en lugar de un modelo de propaganda de la cultura y el desarrollo integral. La competitividad anhelada, junto a los peores valores asociados, nos proyecta hacia una lucha con el resto países. Al mismo tiempo este primer párrafo se relaciona con un símil que recuerda al “circo romano”: arena internacional. A veces da la impresión que así sea, un circo.

            Habría que recordarles a los responsables de redacción de la normativa la composición etimológica de la palabra eficiencia, ya que lo utilizan en la Ley. Eficiencia: alcanzar los logros pretendidos con el mínimo gasto. Dependiendo de la acepción que leamos podemos considerar: […]con el menor consumo de energía (física), […]con la menor inversión y mayor ganancia (económico); consecución del objetivo con el mínimo costo (medicina).

            En las políticas educativas en donde se fomenta con un alto nivel la competitividad se alimenta la diferenciación en escalas de rendimiento, se favorece el esfuerzo individual en oposición al cooperativo, se acrecienta la desconfianza en el rival, el egoísmo, incluso se llega a sentimientos de menosprecio por el que puede arrebatarte el triunfo. Ese estilo no lo comparto como el ideal deseado. A fin de cuentas, en un mundo con estos perfiles sólo gana uno, el resto son considerados perdedores.

Retomando la definición de eficiencia, ¿acaso los que quedan por el camino, los desahuciados,  no suponen un gasto, una pérdida, o un costo desaprovechado por y para la sociedad de inmensas proporciones? Esta masa de apartados conformada por todos menos por el ganador/a.

Por todo opino. No son medidas rentables y en Dinamarca tenemos un ejemplo alternativo.

 Habili diferentes

REFERENCIAS

– Santos Guerra (2010). Una pretensión problemática: educar para los valores y preparar para la vida. Revista de Educación. 351, pag. 23-47. Madrid.

– Jørn Loftager (2012). Indbildskhedens triumf. Opinión and Kommentar. Information. 21 nomviembre 2012.

http://www.information.dk/306874

– Den danske model er i opbrud (2010). Nyheder. 2 de febrero de 2010. (Periódico danés).

http://politiken.dk/debat/analyse/ECE891977/den-danske-model-er-i-opbrud/

– Strejker, demonstrationer og besættelser – oprøret er i gang (2007). Ungdomsfront.dk.

Huelgas, manifestaciones y ocupaciones – Rebelión en curso. 21 de octubre de 2007. (Periódico danés).

http://socialistiskungdomsfront.dk/nyheder/497/strejker-demonstrationer-og-

besaettelser-oproret-er-i-gang

– Borrador LOMCE:

http://www.stecyl.es/borralex/LOMCE/Anteproyecto_LOMCE_septiembre2012.pdf

– El refugio de la felicidad: ¿Vanuatu o Dinamarca? (II):

http://www.xatakaciencia.com/psicologia/el-refugio-de-la-felicidad-vanuatu-o-dinamarca-ii

– Eficiencia:

http://www.promonegocios.net/administracion/definicion-eficiencia.html

– Vorobyeva, M. (2011). Cultura danesa:

http://www.dansk.ru

Dinamarca:

http://denmark.dk/es

http://es.wikipedia.org/wiki/Portal:Dinamarca

NOMBRE: Marcos Antonio Ruiz Valle.

E-MAIL: marcosantonioruizvalle@gmail.com

Maestro de Educación Primaria.

Licenciado en Pedagogía.

Estudiante de Doctorado por la Universidad de Málaga.

Estudiante de Doctorado visitante en la Universidad de Aarhus (Dinamarca).

Vocal de la Junta directiva de Educación Sin Fronteras.


[1] Según el Instituto de Investigación Social (ISR) de la Universidad de Michigan (2007).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Revista 17 - Marzo de 2013 y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s