EDITORIAL

Foto Lola

 

 

 

Mª Dolores García Román

LA ORIENTACIÓN EN INFANTIL Y PRIMARIA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA. ORIENTAR EN TIEMPOS DIFÍCILES.  

Tras la celebración del vigésimo aniversario del comienzo de la Orientación Educativa en la Enseñanza Secundaria con la creación y regulación en la Ley de los Departamentos de Orientación en los centros que imparten la ESO y/o Bachillerato, del que dio cumplida cuenta el excelente nº 17 de esta revista, al finalizar las III Jornadas de Orientación desarrolladas en Madrid en noviembre de 2012, adquirimos el compromiso de conmemorar el 35 aniversario de la Orientación Educativa en las etapas de Infantil y Primaria desde una perspectiva externa a los centros educativos que en la actualidad representan las unidades básicas de Orientación denominadas EOE. En 2013, y para conmemorar este acontecimiento, desde la Presidencia de AOSMA se propuso celebrar una conferencia y editar un monográfico en esta revista.

Recayó en mí el honor de dictar la conferencia, que se celebró el día 28 de junio en el Aula Cultural del Corte Inglés, a la que titulé “35 años de la Orientación Educativa externa. Orígenes y desarrollo histórico” y se debió a mi largo recorrido profesional en Equipos de Orientación Educativa. Cubrimos ahora la segunda parte de ese compromiso con la publicación de algunos artículos con opiniones, comentarios, propuestas, deseos o experiencias de personas que en el día a día trabajan convencidas de la importancia de la función orientadora y que invitan a reflexionar, en el momento actual, acerca de esta vocacional actividad.

Hablar de Educación y en particular de “Orientación Educativa” en un momento en el que se acaba de aprobar la LOMCE (en cuyo articulado apenas aparece el vocablo “orientación”) y, de una manera apresurada se prevé poner en marcha en el curso próximo; cuando tras su lectura no se despierta la ilusión de que vaya a contribuir a mejorar el Sistema Educativo, y sí parece ser uno de sus objetivos la discriminación del alumnado con más dificultades para maquillar los resultados en Informes tipo PISA, es hablar de tiempos difíciles. La implementación de la nueva Ley lleva a inferir que se irán desdibujando los referentes que se tenían más o menos claros y provocará un gasto mayor de energías para luchar, otra vez, contra fantasmas que después de 35 años se habían logrado vencer.

Además, cuando la Orientación Educativa se había abierto paso a pesar de las dificultades, ahora, los recursos que a ella se destinan lejos de aumentar han disminuido o están congelados, sobre todo a partir de 2008 y coincidiendo con el inicio de la crisis, excusa perfecta para menguar los presupuestos, el número de profesionales y, en general, los servicios educativos.

Dicho esto, el concepto de escuela inclusiva, que tiene su respaldo en la fuerte creencia social de una escuela para todos/as, donde todo el alumnado encuentre cubiertas todas sus necesidades específicas derivadas de su condición personal, emocional o social, requiere de una evaluación integral y de una respuesta en los ámbitos de la prevención y de la intervención, ámbitos en los que el Orientador/a debe generar ideas y/o metodologías específicas que propondrá y consensuará con el Profesorado y/o las familias, para ayudar a las buenas prácticas educativas y así, entre todos/as, ir hacia la excelencia en nuestras escuelas.

Durante los 35 años, ya 36, que lleva de andadura la Orientación Educativa desde Equipos pluridisciplinares en sus diferentes formatos, siempre externos a los centros educativos y formados por diferentes profesionales procedentes de los campos de la psicología, la pedagogía, la medicina, audición y lenguaje, el trabajo social, han perseguido ayudar a las escuelas a que brinden la oportunidad a su alumnado de que pueda desarrollar su potencial personal y avanzar hacia su meta minimizando o haciendo desaparecer los obstáculos.

Las diversas investigaciones que recoge la literatura demuestran el impacto positivo que la Orientación tiene sobre el Sistema Educativo, especialmente en los niveles de Infantil y Primaria. Estudios relevantes en los campos de la Psicología, Pedagogía y Psicopedagogía emiten voces de respaldo a la labor orientadora, que queda así avalada por la investigación con una excelente relación costo–efectividad para las instituciones, para el alumnado y para las familias.

Por todo ello, la Red de Orientación de la que forman parte los/as profesionales de los EOE, deben debatir, comprender y saber exigir en los foros adecuados los derechos inherentes a orientar y ser orientados en el seno de la comunidad educativa. Las asociaciones deben proporcionar esos espacios para que los/as profesionales vinculados con la Orientación puedan exponer sus inquietudes y propuestas con rigor y así establecer aquellos principios que resulten del consenso de todos/as en defensa de la Orientación Educativa, perseguir un modelo colaborativo que compartamos todos/as y que se pueda plasmar en Decretos y Órdenes de los distintos Servicios Educativos. La labor ingente de orientar necesita sin duda de un número suficiente de profesionales cualificados en continua formación y de planes y medios personales y organizativos que permitan un adecuado desarrollo.

Finalmente, queremos rendir homenaje a todos/as los profesionales que desde los Equipos de Orientación (SOEV, EPOE, EATAI, SAE, EOE, EOEE) han ejercido y ejercen su labor en el ámbito de la orientación escolar y/o profesional, han infundido e infunden vigor a la excelencia, fundamentalmente en los niveles educativos de Infantil y Primaria, persiguiendo evitar a toda costa que la Educación se convierta en complacencia, en apatía y buscando que los resultados sean siempre más de lo que pudiera esperarse en un principio.

Agradecemos a los/as autores/as que han accedido a participar en este número con sus artículos meditados acerca de la Orientación Educativa en los niveles de Infantil y Primaria desde distintas perspectivas personales de la práctica orientadora. Apreciamos su compromiso con nuestro requerimiento, con sus aportaciones y opiniones que invitan al conocimiento y la reflexión. Además, es oportuno dejar constancia de que cuando hay voluntad, se pueden crear servicios específicos entre consejerías como es el Centro de Orientación sexual para Jóvenes – COSJ- (Educación y Sanidad) y funcionar con sus profesionales de manera coordinada y complementaria. Los diferentes enfoques sobre los temas tratados y que pertenecen a sus autores/as, siempre tienen y tendrán cabida en una revista plural como la que edita la Asociación de Orientadores/as de la provincia de Málaga (AOSMA).

Mª Dolores García Román es Psicóloga, Pedagoga T., Logopeda y Maestra, Orientadora desde 1988 en EOE ordinarios donde ejerció, también, como coordinadora y desde 2010 hasta 2013 en el EOEE como orientadora especialista en AACCII, poniendo en marcha, en la Provincia de Málaga, el Plan de la Consejería de Educación para la detección, identificación y atención educativa al alumnado de AACCII . Ha participado como ponente y coordinadora en diferentes cursos de formación, en congresos, jornadas y publicado diversos artículos en revistas y libros en diversos temas entre ellos de Orientación. En la actualidad, es colaboradora del Dto. de Evolutiva de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga, en el Proyecto MENTORAC-UMA destinado al alumnado de AACCII de 3º-4º de la ESO, Bachillerato y Ciclos Formativos. Así mismo, en cursos On-Line de formación en AACCII.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Revista 18 - Mayo 2014 y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.