TALLER DE CONTROL DE IMPULSOS Y PROGRAMA ORIENTACIÓN ENTRE IGUALES. PROMOCIÓN DE LA CULTURA DE PAZ Y CONVIVENCIA ESCOLAR EN ANDALUCÍA 2014

Paz Cano Nölting

Paz Cano Nölting

Resumen

Las experiencias educativas que vamos a presentar forman parte de un programa integral denominado: “Abriendo Puertas”, donde el conflicto se entiende como una oportunidad para mejorar la convivencia. Nuestro centro es un lugar para todos y todas, especialmente sensible ante la diversidad. Como profesionales, queremos que el respeto, la solidaridad y la tolerancia impregnen todos los rincones. Nos importa tanto la formación curricular, como la preparación para afrontar los retos con los que nos vamos encontrando a lo largo de la vida. Es una tarea difícil y sobre todo de equipo.

Desarrollo

            Desde el IES Huerta Alta de Alhaurín de la Torre estamos desarrollando diversos programas para la formación integral del alumnado y la mejora de la convivencia. Lograr una sociedad más justa y tolerante, así como poder resolver los conflictos de una forma pacífica y dialogada, es nuestro objetivo final.

            El pasado 30 de enero de este mismo año, tuvimos el placer de recoger en Granada una mención honorífica en la entrega de Premios a la Promoción de la Cultura de Paz y la Convivencia Escolar, que concede anualmente la Consejería de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía.

            Como profesionales de un proyecto de espacio de paz, sentimos la necesidad de trabajar con nuestro alumnado contenidos de tipo actitudinal y procedimental que consideramos tan importantes como los conocimientos conceptuales de otras áreas curriculares, que contribuirán al desarrollo integral de nuestros jóvenes y, por tanto, a dotarlos de estrategias personales que ayuden a favorecer unas adecuadas relaciones sociales. Existe una crisis de valores y nuestra sociedad demanda urgentemente atender este tipo de aspectos. Muchos conflictos personales y grupales que surgen en los centros se derivan de una mala gestión, además de otros factores, como resolución de problemas, toma de decisiones, diálogo e identificación de sentimientos propios y ajenos.

            Son varias las actuaciones que se llevan a cabo en el centro cuya finalidad última es lo que hemos comentado. En esta presentación nos vamos a detener en el “taller de Control de Impulsos” y la “Orientación entre Iguales”. Estas dos experiencias son las que protagonizan este artículo.

orientación entre iguales 1.jpg

Taller de chicas “control de impulsos”

            En la dinámica de control de conducta de nuestro centro hay un programa de puntos que se le asigna a cada alumno y alumna a comienzos de curso. Los partes de incidencia que pone el profesorado por incumplimiento de alguna norma de convivencia, hacen que disminuya el número de puntos del carné y, si dicho número llega a cero, ese alumno o alumna puede llegar a la expulsión. Existe un gran interés en nuestro Centro por buscar alternativas a dicha expulsión, ya que se considera que esta no es una medida educativa y los resultados no son satisfactorios. La experiencia viene demostrando que el alumnado que entra en esa dinámica, es muy difícil que cambie de actitud.

            Para dar respuesta a este tipo de situaciones, se están poniendo en marcha actuaciones como “alternativa a la expulsión”. Entre ellas, destacamos un taller denominado “Control de impulsos” para chicas. Quizás este nombre puede resultar un poco llamativo, pero después de darle muchas vueltas, vimos que se ajustaba al perfil de estas chicas.

            Está pensado para alumnas de 1º y 2º ESO, en riesgo de expulsión por la acumulación de partes negativos. Todas estas chicas presentan un perfil similar: poca motivación escolar, actitudes disruptivas, alta competitividad, rivalidad, llegando incluso a agresividad verbal y física, de ahí el nombre del taller. Además, estaban ejerciendo un gran liderazgo negativo entre sus compañeros y compañeras.

            Esta propuesta de taller se inició el curso pasado y dados los resultados satisfactorios que se consiguieron, seguimos llevándolo a cabo este año.

            Se planifican sesiones de una hora a la semana. Las chicas salen de sus respectivas clases y el profesorado implicado está informado de los objetivos y se les pide colaboración.

            El taller está diseñado y orientado por las dos profesoras de Pedagogía Terapéutica junto al animador social del Centro. Se trabaja con un número reducido, hasta 15 chicas aproximadamente.

            La metodología es activa, participativa, la idea es que sean ellas las que se conviertan en protagonistas de sus sesiones, sus temas y sus experiencias. Un proceso constructivo de autocontrol emocional y gestión de la conducta.

            El comienzo no fue fácil. Se pensó mucho la forma de “entrar y llegar” a estas alumnas. Empezamos por cambiar la distribución de la clase: “¡venga, vamos a poner las sillas de forma que todas nos veamos las caras!”. Enseguida se creó nuestro espacio para hablar, para confiar, para transmitir y fue muy fácil descubrir que todas necesitaban amor y atención, alguien que las escuche de verdad.

            Es muy gratificante ver que nuestras chicas están ávidas de contarnos sus cosas, sus secretos, sus anhelos, su justicia y sus terribles veredictos. Observar que cuanto más las escuchamos y más cariño les manifestamos, más influencia ejercemos sobre ellas.

            Nos organizamos con actividades bien pensadas y objetivos concretos, pero la puesta en práctica nos abre puertas diferentes, en muchas ocasiones la sesión se orienta a lo que ellas necesitan, “dinamizan” el ambiente. Ellas tienen mucho que decir a los demás y muchas tensiones que arreglar entre ellas, con sus familias, con sus parejas, con sus profesores,… con el mundo. Necesitan un espacio de desarrollo, un lugar para expresarse, un lugar donde llorar si hace falta… Nuestra labor es mantener el grupo, el respeto mutuo, el respeto al turno de palabra, procurar la participación de todas, sugerir preguntas, cuestionar, informar e ir puliendo, desde el cariño, actitudes negativas que solo crean malestar y conflicto para todos.

Hemos creado una complicidad que facilita la comunicación. Ya no son simplemente “las chicas malas” que todo lo estropean, ahora conocemos sus historias personales y empezamos a comprender qué hay detrás de cada enfrentamiento. Son un grupo de chicas que han encontrado un referente en el instituto. Esta es una tarea difícil y los resultados son a largo plazo, aunque han mejorado su conducta, ha disminuido el número de partes y prácticamente las expulsiones.

            Aún queda por hacer, esto no ha hecho más que empezar. Ahora son ellas las que dan consejos a otras, es una experiencia que contagia de optimismo, que se extiende como una mancha de aceite, como el olor de una flor.

           abriendo puertas

Programa de Orientación entre iguales

El programa de Orientación entre iguales surgió con idea de implicar al alumnado en el Departamento de Orientación, ejerciendo, desde su posición de iguales, una influencia de inestimable valor en la detección de problemas de sus compañeros o compañeras, en la contribución para el desarrollo de un clima favorable de convivencia y en la colaboración de eventos, celebraciones, y actividades de gran grupo.

            Está dirigido en principio a un grupo de alumnos y alumnas del primer ciclo de la ESO, para ir llegando progresivamente a los cursos de Bachillerato.

Es otra estrategia distinta con una finalidad similar, formas diferentes de perseguir el mismo objetivo: Una convivencia de calidad, y un espacio de Paz. La idea es organizar una red de ayudantes de orientación, son alumnos y alumnas con capacidad de liderazgo y de asumir responsabilidades, que se impliquen y sean capaces de empatizar y de ser solidarios. Se adscriben al programa de forma voluntaria o a propuesta del equipo educativo. Cada grupo-clase tiene su equipo de orientación formado por dos o tres miembros de la clase que mantienen un contacto directo con la orientadora del Centro y con todos los miembros del equipo de la Escuela de Paz.

            El alumnado que va a dirigir estas orientaciones necesita estar previamente formado en habilidades de comunicación, exposición, persuasión, observación, empatía y liderazgo. Implicamos al alumnado en la vida del centro y los dotamos de protagonismo en el desarrollo de su propia educación. Las actividades del proceso de formación fueron preparadas por las alumnas de prácticas de la UMA durante el curso anterior, bajo la supervisión del departamento de orientación, y son impartidas por la orientadora y la coordinadora del Programa de Mediación de nuestro centro, y otros miembros de la Escuela de Paz.

            El alumnado cumple unas funciones de gran valor, entre ellas, se encargan de detectar cualquier problema que pueda surgir en el grupo-clase, invita al resto de compañeros a que trasmitan sus inquietudes o preocupaciones a un adulto, potencian un ambiente óptimo en el aula, y colaboran en la organización de eventos y actividades colectivas, como por ejemplo, las Jornadas de Orientación, durante el mes de abril, donde ayudan a informar al alumnado, compartiendo experiencias con voluntarios de la UMA.

            Esta nueva modalidad de Orientación intragrupo, abre unos cauces de información y comunicación cualitativamente diferentes y muy enriquecedores, ya que la influencia que pueden ejercer los iguales entre ellos es sumamente poderosa.

            Un buen consejo a tiempo o una información de primera mano que llega a oídos de un adulto responsable, que está capacitado para la resolución de problemas, es material de primera calidad. Esto impide que ciertos problemas individuales o colectivos de la convivencia en un instituto, se cronifiquen y perjudiquen a personas o a grupos minoritarios en riesgo de exclusión. Estamos hablando de prevención temprana, de ayuda mutua y de redes de apoyo social entre los mismos adolescentes.

            Hemos previsto algunos cambios para estas experiencias: en primer lugar, hemos unificado, recientemente, el programa de orientación entre iguales con el de mediación, de manera que son los mediadores los que asumen la función de orientación y viceversa, optimizando así los recursos, y siendo la formación común.

            En segundo lugar, tenemos previsto intercambiar experiencias con el taller de chicos, que ya existe en nuestro centro, en sesiones comunes. En un principio las sesiones de los talleres se hicieron diferenciadas por sexos, para permitir una mejor comunicación en el alumnado participante; pero queremos y debemos ir más allá, permitiendo experiencias coeducativas.

            Para finalizar, expresar nuestro orgullo y compartir nuestro premio con todos aquellos profesionales de la educación, que manifiestan preocupación en formar en valores a las nuevas generaciones, para que en un futuro no muy lejano, podamos hablar en términos de cooperación, respeto y tolerancia.

 Bibliografía de consulta

  • BoquéTorremorell,M.C.(2005):Tiempode mediación.Sevilla:JuntadeAndalucía
  • Goleman, D. (1996). Inteligencia Emocional. Ed.Kairós: Barcelona.
  • Ruz, I. (2014). Disponible en: http://yonoqueriasertutor.blogspot.com.es/search/label/acad%C3%A9mica
  • Vallés Arándiga, A. y Vallés Tortosa, S. (2003): Programa de refuerzo de las habilidadessocialesIII.
  • Vallés Arándiga, A. y Vallés Tortosa, S. (2004):Desarrollando la inteligencia emocional.Madrid:EOS

Paz Cano Nölting es Licenciada en Psicología y Master en Intervención y Tratamiento Psicológico, Universidad de Málaga. Actualmente Profesora de Pedagogía Terapéutica en el IES Huerta Alta en Alhaurín de la Torre, Málaga.Madrid:EOS

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Revista 18 - Mayo 2014 y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.